sábado, 26 de mayo de 2012

Para evitar la caída de órganos internos, mallas de última generación

caída internos mallas organos última generación

·         La sensación de notar un bulto en los genitales acompañado de flujo vaginal, picazón, dolor y molestia en las relaciones sexuales pueden ser señales.
·         El prolapso de órganos pélvicos no es causa de mortalidad, pero si afecta la calidad de vida de 9 de cada 10 mujeres.
·         El prolapso de órganos pélvico puede estar asociado con la incontinencia urinaria y otras disfunciones del tracto urinario inferior y en ocasiones puede enmascarar la incontinencia
Bogotá, mayo de 2012. Si se experimenta sensación de masa vaginal, un jalón o algo que empuja en la ingle o el pubis, dolor durante las relaciones sexuales o a nivel de la vagina con sensación de presión o sangrado, incontinencia urinaria o fecal, y dificultad al orinar o defecar, es necesario consultar al especialista. La posibilidad de estar sufriendo un prolapso de órganos pélvicos puede ser muy alta, pero la solución puede estar a la mano con las nuevas mallas de última tecnología.
Pero, ¿de qué se trata esta condición? Según el urólogo Mauricio Plata, consiste en un descenso y salida  a través de la vagina de un órgano como la vejiga, el útero, el recto o intestino. Y es más común de lo que se cree. Cerca de la mitad de las mujeres a los 50 años pueden tener algún grado de prolapso y se calcula que el 12% requieren algún tipo de manejo durante su vida.
Las mujeres son las afectadas por esta condición debido a la tensiones excesivas experimentadas en su vida como los partos por vía vaginal, deportes extremos o simplemente por la disminución de las hormonas que ocurre en la menopausia que convierten estas estructuras mas laxas provocando que empiecen a descender algunos órganos a través  de la vagina.
¿Cuales son los tipos de prolapso genital?
Prolapso de vejiga urinaria: o prolapso anterior se refiere a la protrusión de la vejiga y de la pared vaginal hacia el exterior a través de la cara anterior de la vagina.
Prolapso rectal: o prolapso posterior se refiere a la protrusión de la vejiga y de la pared vaginal hacia el exterior a través de la cara posterior de la vagina.
Prolapso uterino: descenso o prolapso del útero (se manifiesta por el descenso del útero a través del canal vaginal exponiendo el cuello del útero hacia el exterior. Cuando el prolapso es severo el útero viene acompañado de un prolapso vesical y rectal.
Prolapso intestinal: o Enterocele, es un prolapso muy particular donde los intestinos se insinúan a través del espacio comprendido entre el útero y el recto. No es muy frecuente.
Los prolapsos se clasifican de 1 a 4 dependiendo de la cercanía o nivel de protrusión de la pared vaginal o del útero a través del canal vaginal. Hoy gracias a la tecnología existen varias opciones desde lo más sencillo, hasta las mallas que son soluciones muy efectivas.
Según el doctor Plata, en general, los pacientes con prolapso de órganos pélvicos se pueden beneficiar de terapias de rehabilitación que busquen a través de fisioterapia el fortalecer los músculos del piso pélvico. Estas técnicas son útiles como rehabilitación después del parto, así como en prolapsos ya establecidos pero que son leves.
Ejercicios de los músculos del piso pélvico (ejercicios de “Kegel”), hechos con regularidad pueden prevenir el avance del prolapso de los órganos pélvicos.

Pero, ¿qué pasa cuando el prolapso está exteriorizado? Según el urólogo es muy importante tratarlo para prevenir el empeoramiento futuro de la función de la vejiga y del recto. Para estos casos existen varias alternativas: 
En pacientes mayores con enfermedades que imposibiliten un tratamiento con cirugía, el uso de un dispositivo como un pesario vaginal puede ser de gran utilidad. Este es un dispositivo que se coloca en el consultorio de manera ambulatoria previa medición del diámetro vaginal de la paciente y que se deja en la vagina de manera permanente haciéndose recambios cada 4 a 6 semanas. Es una opción no invasiva, útil y que si es tolerada por la paciente, se constituye en una buena opción de manejo a largo plazo.
La cirugía también es otra opción de acuerdo a la severidad y se realiza por vía abdominal o vaginal. “Por vía abdominal se puede realizar el procedimiento conocido como la sacrocopopexia el cual puede ser realizado por vía abierta o por cirugía laparoscópica con mínimas incisiones” – asegura Plata.
Por vía vaginal la colporrafia es la cirugía clásica en el caso del descenso de la vejiga, pero también a Colombia ha llegado una opción de última generación con diferentes mallas de material que no se absorbe con un riesgo de rechazo menor entre 5 y 10 por ciento. Esta cirugía es mínimamente invasiva, efectiva, restaura la anatomía normal, presenta menos dolor y una más rápida recuperación posoperatoria.
“En la cirugía de malla, ésta se inserta a través de una pequeña incisión vaginal y se fija a estructuras fuertes como el ligamento sacroespinoso o los músculos. La recuperación es rápida (una a dos semanas), comparada con la cirugía convencional, devolviéndole a la paciente sobre todo calidad de vida” – insiste Mauricio Plata.

Sarah Lee Méndez

Directora / Jefe de Prensa / Editora Contenido / Fotógrafa / Twitters: @AnastasiaLeeEdi @revistawhatsup / Instagram @sarahleefotografia

Con más de una década de experiencia en relaciones públicas, manejo de redes sociales, CM, diseño de Blogs, fotógrafa para eventos.

Suscribete vía Email / Es importante para nosotros!

 

VISITA OTRAS SECCIONES

  • Copyright © GhosTheGlam - WhatsUp™ REVISTA WHATS UP.
    / AFICIONES COLOMBIA DISEÑO SARAH LEE